La cocina de Merche Borjas

Aquí encontrarás recetas de cocina caseras,tradicionales y fáciles de preparar.

HAMBURGUESAS DE CALABACÍN

Pues una manera muy rica y diferente de comer verduras, con esto podemos engañar a los peques y a algunos grandes también. Son muy jugosas y están tan buenas que cuando las probéis, no será solo una vez.

como hacer hamburguesas de calabacín, verdura o veganas

En casa a mi hija pequeña, no le hacía mucha gracia el calabacín (hombre, gracioso no es, la verdad… Es un poco insípido). Pero de esta manera le aportamos mucho sabor, al añadirle varios ingredientes más, que lo enriquecen de manera espectacular. Nos vamos con la receta.

Puedes seguirme en Instagram, toca aquí:

Instagram

INGREDIENTES DE LA RECETA:

  • 1 calabacín mediano
  • 1 huevo
  • 1/2 cebolleta
  • 1 cucharada de café de ajo en polvo
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen
  • Harina de trigo
  • Queso mozarella rallado

PREPARACIÓN DE LA RECETA:

Lavamos muy bien los calabacines y los secamos.

Los rallamos con ayuda de un rallador y los ponemos en un bol amplio.

Ahora vamos a ir añadiendo ingredientes, el huevo, el ajo en polvo, pimienta y sal al gusto, queso mozzarella, también al gusto. La cebolla cortada muy finamente, que se note lo menos posible. Lo mezclamos todo, como si hiciéramos albóndigas.

Una vez bien mezclada es el turno de añadir harina, no os pongo cantidad en concreto. Ya que depende del tamaño del calabacín y el huevo necesitaremos más o menos.

Añadiremos hasta que consigamos una mezcla que podamos coger entre las manos y hacer bolas con ella.

Nos ayudamos con un poquito de aceite en las manos para que no se nos peguen.

Cogemos porciones de masa, del tamaño que más nos guste y las vamos a redondear. Y luego a aplanar con las manos mismas, dejándolas como si de una hamburguesa de carne se tratara

Las vamos pasando por harina para que se nos quede un bonito dorado a la hora de cocinarlas.

En una sartén, podremos un par de cucharadas de aceite de oliva, no mucho. Ya que lo que queremos es que se hagan con muy poquito aceite, como si fueran a la plancha.

A fuego medio alto, las vamos pasando por la sartén. Cuando hayan cogido color las vamos sacando a un plato cubierto con papel absorbente. Para quitar el exceso que pueda haber.

Ya os digo que al hacerlas como si fueran a la plancha, poco van a soltar.

Una vez todas cocinadas ya podéis servirlas. Yo suelo acompañarlas con unas patatas fritas, y mis hijas le añaden el kétchup y la mayonesa… Como si fueran de carne. ¡Y se las comen con un gusto que para que!

Así que desde La cocina de Merche Borjas os deseo buen provecho. Y hasta la próxima receta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios