La cocina de Merche Borjas

Aquí encontrarás recetas de cocina caseras,tradicionales y fáciles de preparar.

FRESAS CON NATA Y TRUFA

Las fresas con nata creo que habrá poca gente que no las conozca, haya oído hablar de ellas o probado. Desde luego yo desde que tengo uso de razón. Bueno, eso lo vamos a dejar y obviar, como si no hubiera dicho nada,¿ Uso de razón?…
Pues eso, que yo desde siempre las he comido así, es un postre que me encanta, porque me gustan mucho las fresas y me encanta la nata. Y la combinación de las dos!!!… Para hacer una fiesta vamos!! Creo que habrá muy poca gente que no sepa como se preparan. Ya que no tiene ningún misterio, cortas las fresas, añades la nata montada y listo, ¿Verdad?

como hacer fresas con nata

Bueno, pues yo os voy a decir como las preparo yo en alguna ocasión un poquito más especial. Para salir de la monotonía pues podemos hacer esto que os muestro a continuación.Es muy facilito, y no tendréis problema en hacerlo. Lo único es que lleva un pelín de tiempo, más que nada en la preparación de la trufa, pero la podéis obviar y no ponerle.

Puedes seguirme en Instagram, toca aquí:

Instagram

INGREDIENTES DE LA RECETA:

  • Fresas
  • Nata para montar o ya montada, la podemos comparar en pastelerías
  • Galletas, del tipo que prefiráis
  • Trufa

Para montar la nata:

  • Nata o crema de leche
  • Azúcar glas al gusto

Para la trufa:

  • 100 ml de nata para montar o crema de leche
  • 100 gr de chocolate
  • 15 gr de mantequilla

PREPARACIÓN DE LA RECETA:

Preparación de la trufa:

Comenzamos preparando la trufa, que no es más que preparar una ganache de chocolate. Esto si lo recomiendo hacer varias horas antes o el día anterior incluso. Ya que debe enfriarse y compactarse para poderlo convertir en esta.

En un cazo al fuego llevamos la nata a ebullición. En ese momento lo retiramos dela calor. La vertemos en un bol donde tendremos el chocolate troceado. Ese a vuestro gusto, yo por ejemplo uso mitad de chocolate negro y mitad de chocolate con leche, para suavizarlo un poco.

Removemos hasta que le chocolate con el calor de la nata se deshaga por completo. Añadimos la mantequilla, la cual se fundirá con el calor residual de la nata. Esto es para darle brillo, es opcional, os la podéis saltar. Y cuando este totalmente fundida, reservamos tapada con un film. Dejamos enfriar un poco a temperatura ambiente, y lo pasamos a la nevera. Como mínimo 4 horas, o mejor de un día para otro.

Preparación de la nata montada:

Yo suelo hacerla en el robot de cocina, este que es una imitación de la famosa kitchen aidd. Pues ese… Vertemos la nata en el bol de la batidora .Debe estar muy fría, metedla diez minutos antes de montarla en el congelador, junto a las varillas y el bol donde la vayáis a montar.

Empezamos a batir a velocidad media como medio minuto, y vamos a subiendo. Pasados un par de minutos veremos que ya esta más consistente. Empezamos a añadir el azúcar glas, y continuamos batiendo a máxima potencia un minuto más aproximadamente. 

Debéis tener cuidado porque un exceso de tiempo de montaje, haría que nuestra nata se convirtiera en mantequilla. En el momento en que veáis que la nata hace picos firmes, cambia un poquito de color, y ya no es tan blanca, ya podéis parar porque estará lista. Yo suelo tardar unos tres minutos, pero ya os digo, todo depende de la potencia de la batidora que uséis. 

Os voy a dar un truco por si queréis que os aguante más firme durante más tiempo y no se baje. Echadle una buena cucharada de queso crema cuando este semimontada. Veréis que aguanta bastante más, además, no temáis, el queso no le va a dar ningún sabor.

Montaje del postre:

 Cortamos las fresas en trocitos al igual que las galletas, no hace falta que las trituremos. Simplemente en trozos del tamaño que deseéis. Las colocamos en el fondo del vaso o copa donde vayamos a presentarlo.

Primero una capa de galletas, luego una de nata, podemos hacerlo con una manga pastelera, o con una cuchara.A continuación una capa de fresa partidas, otra capa de nata y otra de galleta o fresas, como queráis, yo la puse de fresas.

En la capa final, la trufa. Para lo cual  habremos sacado de la nevera nuestra ganache. Observamos que esta  compacta, la dejamos atemperar un rato. Mientras podemos tener nuestras copas preparadas en la nevera, o montar la trufa antes de empezar el montaje de las copas. Como queráis.

Una vez un poco atemperada, la montamos como si de nata se tratase. Veréis que cambia de color y textura. Pasa a un color mas claro y a la consistencia de la nata montada. Pues ya esta lista! La colocamos coronando la última capa de las copas o vasos, y la acabamos de decorar con unas láminas de fresa.

Solo os puedo decir que están de rechupete, ya que la mezcla de sabores es excepcional. Las fresas con nata de toda la vida las enriquecemos con el sabor de las galletas, y sobre todo de la trufa.

Y así, con esta receta de fresas con nata y trufa después de darnos un festín, nos despedimos desde La cocina de Merche Borjas hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios