La cocina de Merche Borjas

Aquí encontrarás recetas de cocina caseras,tradicionales y fáciles de preparar.

CINTA DE LOMO ADOBADA

En casa solemos adobar nosotros mismos la carne, cuando disponemos de tiempo para ello, no es nada difícil. Y os aseguro que sabor es excepcional. Nos gusta tanto el adobo, que suelo preparar no solo lomo, sino también costillas, pollo, etc.

como adobar lomo o carne

Suele aguantar en la nevera varios días sin ningún problema. En el caso de que queráis adobar otras carnes, como he dicho arriba, simplemente debéis dejar el adobo un poco más ligero. Añadiendo un poquito de agua más y aceite, quedará más líquido, Pero sin pasarse, sumergimos la carne en el, y seguimos el mismo proceso. Vamos por la receta.

Puedes seguirme en Instagram, toca aquí:

Instagram

INGREDIENTES DE LA RECETA:

  • 1 cinta de lomo
  • Pimentón dulce o picante
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite
  • Orégano
  • Ajos
  • Agua

PREPARACIÓN DE LA RECETA:

En primer lugar, deciros que no pongo cantidades exactas ya que dependerá del tamaño de la cinta de lomo. Podéis adobar la cinta en una pieza o bien ya cortado en filetes.

En un bol amplio o una fuente, donde nos quepa la cinta de lomo con holgura.

Añadimos, orégano, un chorrito de aceite, los ajos enteros, pero les damos un golpe para que suelten su jugo en el adobo. Pimienta, sal y un chorrito de agua.

Poca cantidad en principio, si luego vemos que nos hace falta más le podemos añadir. Debe quedar una pasta ligera que nos cubra la carne y quede enganchada.

Salpimentamos la cinta con cuidado, y que el adobo también lleva, no nos vayamos a pasar.

Introducimos la cinta en el bol o bandeja y frotamos con la mezcla toda la pieza. Procurando que quede toda bien cubierta.

Una vez impregnada, dejamos la carne dentro y la tapamos. Llevamos a la nevera donde permanecerá un mínimo de dos días. Cuantos más tiempo, más sabor cogerá.

Cada día damos unas vueltas a la cinta para que vaya cogiendo todo el adobo restante en el bol.

Pasados los días de rigor, ya podremos usarlo.

Lo cortamos en filetes del grosor que deseemos y podemos pasarlo por la sartén.

Menudos bocatas nos comemos en casa con esta maravilla, y es que el sabor del adobo es… Espectacular!

Ya solo con el olor cuando lo estamos adobando y después al cocinarlo, creo que nos podemos alimentar.

¡Buen provecho! La cocina de Merche Borjas se despide hasta la próxima receta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios